Tú me llenas de autoestima


Real princesa no sacada de cuento
oportunamente fue su llegada,
amor y luz me da con su mirada
en su presencia total calma fomento.

Sus caricias reconfortante siento,
mira con pena mi cara demacrada.
Aleja de mí, la muerte y su espada,
depara un nuevo amanecer su aliento.

Restauran sus ojos mi perdido ego,
cual diosa calma mi angustia su apego.
Su sonrisa es milagro estimulante.

Ahora de autoestima estoy lleno,
quiero seguir adelante en pleno
y dejar este lecho de mendicante.
¿ Te Gustó el Poema, Que Opinas ?